Monasterio de los Jerónimos de Belém

En Lisboa (Portugal) uno de los barrios más bonitos, y el más monumental, es Belém. Está a las afueras de la capital, a orillas del río Tajo en su desembocadura al Atlántico, y al oeste del famoso Puente 25 de Abril. Belém se puede recorrer en una hora, pero merece la pena dedicar más tiempo para visitar sus monumentos y disfrutar de sus dulces. Respecto a los dulces, aquí se producen los famosos “Pasteis de Belém” y su fábrica se puede visitar, degustarlos con un buen café o comprar para regalar.

Respecto a los monumentos, destacan 3 por encima de otros pequeños museos y parques. La Torre de Belém del siglo XVI, ubicada dentro del Tajo y concebida como torre defensiva rodeada de agua, se puede visitar pero es más bonita por fuera. El Monasterio de los Jerónimos, del mismo siglo, y uno de los ejemplos más brillantes del estilo gótico manuelino; en su iglesia están enterrados varios reyes, y su claustro, precioso, se puede visitar. Ambos son Patrimonio de la Humanidad. El tercero es el Padrão dos Descobrimentos, de la época de Salazar, como homenaje a los navegantes portugueses, muy sorprendente con sus 50 metros de altura.

A Belém se puede llegar muy facilmente desde el centro de Lisboa tanto en coche, como en tranvía (línea 15 desde la Baixa), como en tren (desde la estación de Cais do Sodré, en el río), o en barco con visita turística completa. Además, para los días de más calor allí hay algunos parques con bancos y sombra, haciendo muy agradable el paseo por esta parte de la Historia de Portugal.

Monumento aos Descobrimentos
Monumento aos Descobrimentos

Belém

Pin It on Pinterest

Share This