Castillo Poenari

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

El castillo o ciudadela de Poenari está ubicado en Rumanía, y se accede a él a través de la carretera Transfăgărășan (de las más bonitas del mundo), a unos 25km de Curtea de Argeș, capital histórica de Valaquia. Se encuentra en una posición elevada dentro del valle del río Argeș, cerca a las montañas Făgăraş, en un entorno natural privilegiado. Eso sí, hay que tener cuidado por los osos que habitan en la zona, por lo que aconsejamos seguir estas recomendaciones.

El castillo Poenari es el auténtico castillo de Vlad Tepes, el príncipe rumano que sirvió de inspiración a Bram Stoker para crear a Drácula. Es menos turístico que otros pero se debe, sobre todo, a su difícil acceso, a su estado semi-ruinoso y a estar fuera de la ruta turística rumana más habitual por Transilvania, donde sí se sitúa el castillo de Bran, que han utilizado como reclamo para Drácula. Fue construido en el siglo XIII, y utilizado intermitentemente hasta el siglo XVII. Vlad III el Empalador lo utilizó como principal baluarte contra los otomanos en el siglo XV.

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

Subir hasta la cima de Poenari no es tarea sencilla, ya que la escalera de acceso está compuesta por más de 1400 escalones en distintos tramos (unos 30 minutos para su ascenso), a través del conocido como Bosque de los Empalados, con estacas clavadas en los cuerpos de sus enemigos, que el príncipe utilizaba como advertencia para quienes osaran subir hasta el castillo. En general, la dificultad no es elevada pero sí se necesitan condiciones físicas mínimas, y recomendamos subir con agua y dulces. La entrada es barata, mucho más que para otros castillos. Como está en ruinas y es pequeño la visita no dura más de 30-40 minutos, leyendo los pocos carteles que explican la historia del castillo y de Vlad. Lo más llamativo son las vistas impresionantes al valle.

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari
Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

Castillo Poenari

Puerta de Hayu Marka

Puerta de Hayu Marka (Puno - Perú - América)

La Puerta de Hayu Marka o Portal de Aramu Muru es un lugar misterioso, mágico y sorprendente. Está ubicado muy cerca de Juli (Perú), al sur de Puno y cerca de la orilla del Lago Titicaca. Se puede llegar en coche desde toda esa zona hasta un camino no demasiado señalizado o bien contratando un tour guiado con alguna empresa desde Puno. La entrada a la zona es libre, pero a veces cobran entrada (5 soles).

El lugar en sí merece la pena, puesto que las piedras a su alrededor tienen formas extrañas, algunas parecidas a animales. El portal es de piedra maciza, está cincelado en la roca original y tiene unas dimensiones de 7 metros cuadrados, así como otra pequeña puerta con una hendidura circular a la altura de la cabeza en posición de rodillas. Fue redescubierto por un guía local, a través de un sueño, hace menos de 30 años.

Puerta de Hayu Marka (Puno - Perú - América)

Toda la información y la historia de este portal está aún poco contratada, pero merece la pena contarla. Según parece el sacerdote inca Aramu Muru, del templo de los Siete Rayos, se llevó el disco de oro sagrado de Coricancha (en Cuzco) para que no cayera en manos de los conquistadores españoles. Y recorrió el camino hasta el Titicaca huyendo de ellos. Una vez en el lago este sacerdote se puso en contacto con chamanes de la tribu aimara, que le hablaron de un portal hacia la “ciudad de los dioses” donde podría estar a salvo. Esos chamanes iniciaron el rito para abrir la puerta gracias al disco dorado y, tanto sacerdote como disco, desaparecieron en su interior. Hoy se rumorea que hay personas y chamanes actuales que ven, oyen o sienten cosas al apoyar la cabeza en el hueco circular de la pequeña puerta estanca (¿hecho por el disco?) y las manos a su lado.

Puerta de Hayu Marka (Puno - Perú - América)
Puerta de Hayu Marka (Puno - Perú - América)

Puerta de Hayu Marka

Islas flotantes Uros

Islas flotantes de Uros en el lago Titicaca (Perú)

Las islas flotantes de los Uros están dentro del lago Titicaca, en Puno (Perú). Se puede acceder a ellas mediante tours diarios en barco, contratados en las agencias de la ciudad o directamente en el puerto de Puno. En ellas habitan los descendientes de los Uros, tribu preinca que habla la lengua aimara y cuyo modo de vida está ligado al lago: pesca, caza de aves y turismo.

Cada isla tiene un presidente, y es habitada por unas pocas familias para soportar un peso adecuado a la estabilidad de estas islas artificiales. Actualmente hay unas 80 islas y en ellas viven menos de 300 familias. Las casas solo tienen una habitación, y suelen cocinar al aire libre para evitar incendios. Hay algunas islas más grandes, llamadas capitales. Y entre ellas y la tierra firme se desplazan en barcazas.

Islas flotantes de Uros en el lago Titicaca (Perú)

Lo más llamativo de estas islas flotantes es el material con el que están construidas, la totora. La totora es una especie de junco resistente que crece en las orillas del Titicaca, y que es la piedra angular de los Uros. Con ella construyen, además de las islas, las casas, las sillas, las barcas y multitud de artesanía. Además les sirve de medicina y de comida, ya que la parte inferior, llamada chullo, es comestible.

Islas flotantes de Uros en el lago Titicaca (Perú)
Islas flotantes de Uros en el lago Titicaca (Perú)

Uros

Puente de Tárcoles

Cocodrilos en el río Tárcoles

El río Grande de Tárcoles está en la costa Oeste de Costa Rica, desembocando en el Golfo de Nicoya, en el Pacífico y que supone la frontera norte natural del Parque Nacional de Carara. Pero aquí no hablaremos del río, sino de un puente sobre él ubicado en la carretera 34 (Costanera Sur), en el camino desde San José a Quepos, y también desde la zona de Monteverde/Arenal hacia Quepos, siendo una zona de paso casi obligatoria para quienes quieras disfrutar del Pacífico Sur.

Este puente es famoso porque desde él se pueden avistar multitud de cocodrilos americanos, de los grandes, también llamados cocodrilos narigudos. Estos animales prehistóricos pueden medir 5 metros y pesar 500 kilos, es decir, son cocodrilos majestuosos. Y se ven a simple vista, a ambos lados del puente, sin esfuerzo. Eso sí, más facilmente en la dirección hacia la desembocadura que hacia el interior del país. Se reúnen en las orillas o en pequeñas islas en mitad del río, y también se pueden ver nadando.

Cocodrilos en el río Tárcoles

En la parte norte del puente se han habilitado tiendas de comida y sodas. Y es en la zona donde mejor se puede aparcar, eso sí, con cuidado y cerrando bien el coche porque se sabe que es un lugar turístico y los ladrones lo intentan aprovechar. Es una visita curiosa y llamativa por la cantidad de cocodrilos que allí se reúnen. Pero también es justo decir que la zona y el río están bastante contaminados, lo que perjudica la experiencia y el entorno.

Cocodrilos en el río Tárcoles

Puente de Tárcoles

Queima das Fitas

Queima das Fitas (Coimbra)

La Queima das Fitas es el momento cumbre de la vida universitaria de varias ciudades de Portugal, pero en especial de Coimbra, cuya tradición universitaria se remonta a muchos siglos atrás. Las fitas son unas cintas de colores que representan la carrera de cada estudiante, y que queman para simbolizar el final de sus estudios. Coimbra se llena de vida y alegría durante una semana en Mayo, en la que los estudiantes son protagonistas, a menudo llevando con orgullo sus fatos y capas (el traje académico).

La Serenata Monumental es la ceremonia que marca el comienzo de la Queima. Es un concierto de fados de Coimbra frente a las escaleras de la Sé Velha (Catedral Vieja) en el casco histórico, con guitarra portuguesa y voces de estudiantes como protagonistas. Es una despedida de la ciudad porque se terminan los estudios, y nunca la preciosa palabra saudade (melancolía/nostalgia) cobra tanto sentido como durante la serenata.

Queima das Fitas (Coimbra)
Queima das Fitas (Coimbra)

A lo largo de la semana se celebran actos académicos y festivos por toda la ciudad, desde lo alto de la Universidade de Coimbra hasta el río Mondego. Así como bailes de gala y otras reuniones y jantares (cenas) de amigos. Y por las noches en la ribera del río se celebran las Noites do Parque, con conciertos, música, animación, comida y bebida en un recinto enorme por el que pasan estudiantes y turistas para disfrutar de las noches de Coimbra.

Pero el acto más llamativo y festivo de la Queima es el Cortejo dos Quartanistas, un pasacalles de carros decorados con motivos propios de cada carrera, donde van subidos los estudiantes de penúltimo año de carrera; y al que acompañan, caminando a su alrededor, los estudiantes de último curso, con traje oficial y sombrero con los colores de las fitas. Son más de 100 carros (autobuses y camiones) cada año, por lo que el Cortejo se prolonga durante toda la tarde. Coimbra se llena de amigos, familiares, Erasmus y turistas para compartir la alegría de los estudiantes. Estos, a cambio, reparten comida y bebida totalmente gratis desde los carros, solo hace falta estirar la mano y poner una sonrisa para conseguir una cerveza (a veces fresquita para refrescarse por dentro, a veces caliente para refrescarse por fuera). Y es que se genera un ambiente de fiesta y buen rollo compartido que no tiene comparación en el mundo.

Queima das Fitas (Coimbra)
Queima das Fitas (Coimbra)

Queima das Fitas

Legendary Route 66

Historic Route 66

La Ruta 66 (Route 66) de Estados Unidos es una de las carreteras más conocidas del mundo, su hito fue unir prácticamente todo el país, y su leyenda perdura hoy en día. Se asfaltó en los años 20 y sirvió para transportar a los aventureros que buscaban el Oeste con la esperanza de una vida mejor. Hoy en día está descatalogada, ya no es carretera oficial, y ha sido sustituida por otras carreteras más rápidas y mejores. Pero muchos tramos de la misma se conservan con cariño, como el de Arizona.

El tramo de la Historic Route 66 mejor conservado en Arizona, respetando su construcción y ambiente originales, es el que va desde Kingman a Seligman, pasando por Hackberry o Peach Springs, y cubriendo una distancia de 90 millas (150km). Es una carretera poco transitada, a través de un ambiente desértico, muy divertida de recorrer. En esos pueblos, y a lo largo de toda la carretera, se conserva el estilo de aquella época; ahora ya mezclado con la mercadotecnia propia de una zona turística.

Historic Route 66

Viejas gasolineras con sus tiendas de recuerdos se mezclan con edificios propios del Far West. Cafeterías clásicas americanas con sus camareros vestidos de época y moteles típicos de las películas se ubican a ambos lados de la carretera. Y no es difícil ver o cruzarse con coches de época, o bandas de motoristas en sus Harley-Davidson. En definitiva, una gran experiencia, una vuelta al pasado de la América más profunda, en el Medio Oeste americano.

Historic Route 66

Legendary Route 66

Pin It on Pinterest