Ubicado en la isla de Skye, dentro de las Tierras Altas (o Highlands) escocesas, encontramos este acantilado de ensueño: el Kilt Rock.

A unos 25 kilómetros al norte de Portree, la ciudad más grande en la isla, llegamos al mar, al punto donde podemos admirar el Sound of Raasay  (el estrecho formado entre las islas Skye y Raasay), un paisaje precioso, donde la carretera llega prácticamente hasta el mirador, con aparcamiento.

Escocia_Skye_Kilt_Rock_acantilado

Es también un lugar antaño peligroso, ya que varias personas perdieron la vida al caer por el acantilado. Hoy en día hay una valla que protege la visita, valla curiosa porque tiene agujeros en los barrotes, formando así un órgano marino natural debido a la fuerza del viento, el otro “Sound of Raasay”. También se puede ver una señal con huellas de dinosaurio, porque en la zona se encontraron restos de muchos de ellos.

Las dos atracciones más impresionantes de la zona son la cascada Mealt, que es una caída de agua al mar desde 60 metros de altura. Y la Kilt Rock, que es el acantilado que se puede ver al fondo, cuyo nombre es herencia de la famosa falda escocesa (o kilt), ya que tanto los colores como la forma: columnas verticales de basalto como pliegues y líneas de dolerita como patrones, recuerdan mucho a esa falda. En definitiva, una parada muy bonita para los aventureros que se acerquen a Skye.

Escocia_Skye_Kilt_Rock_cascada

Pin It on Pinterest

Share This