El piti es un plato típico de la región de Sheki, ciudad situada en la Ruta de la Seda, al norte de Azerbaiyán. Podría ser equivalente al cocido madrileño en España, por sus ingredientes, aspectos y preparación, pero el sabor es bastante distinto.Azerbaiyan_Shaki_piti_paso_1.jpg

Es un plato muy completo porque en las montañas del Cáucaso puede hacer mucho frío. Su nombre es herencia de las vasijas donde se prepara, de barro esmaltado por dentro.

Sus ingredientes principales son carne deshuesada de oveja o cordero, grasa del mismo animal y algunas hortalizas como patatas o zanahoria, o simplemente garbanzos, como fue en nuestro caso. Se cocina al horno junto con agua, una buena cantidad de mantequilla, azafrán y sal. El resultado de la cocción, como podéis imaginar, es un caldo sabroso y con mucha sustancia, además de una carne blanda bien cocida.

Es importante resaltar que existe un protocolo para comerlo de forma correcta.

Azerbaiyan_Shaki_piti_paso_2.jpgPrimero tenemos que preparar un plato sopero con trocitos de pan, para verter el caldo encima de él, así como la grasa, que sigue siendo una masa gelatinosa dentro del piti, en muchos casos bastante consistente, y que cuesta deshacer en la sopa. Además podemos cubrir la sopa con una especia típica llamada sumac, de color rojo y sabor muy agradable con recuerdos a limón.

Azerbaiyan_Shaki_piti_paso_3.jpgUna vez terminada la sopa ya podemos pasar al plato principal del piti: la carne, las verduras y los garbanzos. Es el momento de acompañar la comida con verduras y brotes verdes de eneldo, cilantro, cebollino o ajetes, así como con cebolla, pepino y tomate crudos. Todas estas guarniciones se sirven tradicionalmente al centro de la mesa, y son habituales tanto en los restaurantes como en las casas particulares de los azeríes, que también pudimos disfrutar.

El Trío Viajero disfrutando de platos locales de Azerbaiyán

Pin It on Pinterest

Share This