Inis Mór

Inis Mor - Puerto de Kilronan

Inis Mór (o Inishmore en inglés) es, literalmente, “la isla grande” de las tres islas de Arán. Y es la que tiene más cosas que ver en un día. Está ubicada en el Océano Atlántico, muy cerca de la bahía de Galway, en Irlanda. En ella viven menos de 1000 personas. Y es famosa por su tradición irlandesa, su tranquilidad y sus ruinas cristianas, pre-cristianas y celtas.

Se puede recorrer en minibus, a caballo, en bicicleta o caminando. Sus 31 km2 , con muy poco desnivel, hacen que merezca la pena alquilar una bicicleta todo el día para tener libertad de movimiento. El punto más importante es el fuerte Dún Aonghasa, un sitio arqueológico muy interesante y con vistas a unos acantilados muy bonitos. Sus tranquilas carreteras llevan a otros fuertes más pequeños, lugares como las Seven Churches (ruinas cristianas) o el Worm Hole (donde se realizan saltos acrobáticos de competición). También tiene playas bonitas, y se puede divisar una colonia de focas o tomar una pinta en el pub del puerto.

Inis Mor - Dún Aonghasa

Muchas compañías turísticas de Galway ofrecen llevarte en autobús hasta el puerto de Rossaveal y viaje en ferry por la mañana; así como la vuelta en ferry y autobús a la ciudad por la tarde. Los horarios de los ferrys están muy claros y bien establecidos. Y se pueden disfrutar 5-6 horas en la isla. Además, en el puerto de Kilronan, hay un supermercado para comprar el avituallamiento del día.

Inis Mor
Inis Mor

Inis Mor

Kilt Rock

Ubicado en la isla de Skye, dentro de las Tierras Altas (o Highlands) escocesas, encontramos este acantilado de ensueño: el Kilt Rock.

A unos 25 kilómetros al norte de Portree, la ciudad más grande en la isla, llegamos al mar, al punto donde podemos admirar el Sound of Raasay  (el estrecho formado entre las islas Skye y Raasay), un paisaje precioso, donde la carretera llega prácticamente hasta el mirador, con aparcamiento.

Escocia_Skye_Kilt_Rock_acantilado

Es también un lugar antaño peligroso, ya que varias personas perdieron la vida al caer por el acantilado. Hoy en día hay una valla que protege la visita, valla curiosa porque tiene agujeros en los barrotes, formando así un órgano marino natural debido a la fuerza del viento, el otro “Sound of Raasay”. También se puede ver una señal con huellas de dinosaurio, porque en la zona se encontraron restos de muchos de ellos.

Las dos atracciones más impresionantes de la zona son la cascada Mealt, que es una caída de agua al mar desde 60 metros de altura. Y la Kilt Rock, que es el acantilado que se puede ver al fondo, cuyo nombre es herencia de la famosa falda escocesa (o kilt), ya que tanto los colores como la forma: columnas verticales de basalto como pliegues y líneas de dolerita como patrones, recuerdan mucho a esa falda. En definitiva, una parada muy bonita para los aventureros que se acerquen a Skye.

Escocia_Skye_Kilt_Rock_cascada

Pin It on Pinterest