Castillo Poenari

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

El castillo o ciudadela de Poenari está ubicado en Rumanía, y se accede a él a través de la carretera Transfăgărășan (de las más bonitas del mundo), a unos 25km de Curtea de Argeș, capital histórica de Valaquia. Se encuentra en una posición elevada dentro del valle del río Argeș, cerca a las montañas Făgăraş, en un entorno natural privilegiado. Eso sí, hay que tener cuidado por los osos que habitan en la zona, por lo que aconsejamos seguir estas recomendaciones.

El castillo Poenari es el auténtico castillo de Vlad Tepes, el príncipe rumano que sirvió de inspiración a Bram Stoker para crear a Drácula. Es menos turístico que otros pero se debe, sobre todo, a su difícil acceso, a su estado semi-ruinoso y a estar fuera de la ruta turística rumana más habitual por Transilvania, donde sí se sitúa el castillo de Bran, que han utilizado como reclamo para Drácula. Fue construido en el siglo XIII, y utilizado intermitentemente hasta el siglo XVII. Vlad III el Empalador lo utilizó como principal baluarte contra los otomanos en el siglo XV.

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

Subir hasta la cima de Poenari no es tarea sencilla, ya que la escalera de acceso está compuesta por más de 1400 escalones en distintos tramos (unos 30 minutos para su ascenso), a través del conocido como Bosque de los Empalados, con estacas clavadas en los cuerpos de sus enemigos, que el príncipe utilizaba como advertencia para quienes osaran subir hasta el castillo. En general, la dificultad no es elevada pero sí se necesitan condiciones físicas mínimas, y recomendamos subir con agua y dulces. La entrada es barata, mucho más que para otros castillos. Como está en ruinas y es pequeño la visita no dura más de 30-40 minutos, leyendo los pocos carteles que explican la historia del castillo y de Vlad. Lo más llamativo son las vistas impresionantes al valle.

Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari
Trio Viajero - Rumanía - Valaquia - Castillo Poenari

Castillo Poenari

Islas Ballestas

Islas Ballestas - Paracas - Perú - América (Trío Viajero)

Las islas Ballestas son un grupo de 3 islotes ubicados en el Pacífico y cercanos a la costa de Perú en la zona de Pisco, accesibles mediante lanchas en tour guiado desde el embarcadero de Paracas, de unas 2 horas de duración y a unos 30 minutos de travesía. Son famosas por las colonias de aves marinas, peces y mamíferos que las habitan o las usan de paso; así como por el guano (abono producido por los excrementos de las aves) que allí se obtiene.

Durante el recorrido desde Paracas se observa “El Candelabro”, un un geoglifo de grandes dimensiones (más de 150 metros de alto y 50 de ancho) sobre la ladera de una montaña de arena, que sirve de faro a los navegantes y cuyo origen sigue siendo un misterio: algunos investigadores lo relacionan con las líneas de Nazca, otros creen que es una representación de la Cruz del Sur, y otros que es de origen extraterrestre.

Islas Ballestas - Paracas - Perú - América (Trío Viajero)

Entre las especies que allí podemos encontrar habitualmente destacan los lobos marinos, los pingüinos de Humboldt, los grandes pelícanos y varias especies de aves guaneras como el guanay, el piquero o el zarcillo. Respecto al guano, hoy ha perdido algo de valor, pero hasta los albores del siglo XX era muy apreciado como abono potente para expandir cultivos a sitios donde sin él sería imposible. Fue tan importante que fue causa de la Guerra del Pacífico a finales del siglo XIX, entre Perú-Bolivia y Chile.

Islas Ballestas - Paracas - Perú - América (Trío Viajero)
Islas Ballestas - Paracas - Perú - América (Trío Viajero)

Islas Ballestas

Cañon del Colca

Trío Viajero - Cañón del Colca (Perú - América)

Al oeste del valle del Colca se encuentra el cañón del río Colca. Es el desfiladero más profundo del mundo, con 3.400 m de profundidad, duplicando la del más famoso Cañón del Colorado. Está ubicado a 180 km al norte de Arequipa. La zona se puede visitar en cualquier época del año, pero el paisaje es más hermoso y más seguro después de la temporada de lluvias (diciembre – marzo). La ruta para llegar allí es muy bonita porque atraviesa el valle.

Su punto más famoso y turístico es el Mirador del Cóndor, entre los pueblos de Maca y Cabanaconde. Como su nombre indica es un lugar perfecto para ver volar al cóndor andino, el ave voladora más grande del mundo. Es recomendable ir muy temprano, porque estas aves utilizan las corrientes térmicas ascendentes, en búsqueda de la carroña que haya en el valle. El mirador tiene distintos observatorios a distintas alturas, y caminos entre ellos, así como aseos públicos.

Trío Viajero - Cañón del Colca (Perú - América)

A pesar de ser demasiado turístico, y de estar lleno de gente (sobre todo los fines de semana), es una visita recomendada. No existe transporte público hasta esta zona, por lo que lo mejor es contratar una excursión desde Arequipa o Chivay. O bien llegar con coche de alquiler, ya que las carreteras en esta zona están bastante bien cuidadas, aunque hay algunas pocas zonas de caminos de tierra. Además hasta llegar a esta zona se puede pasar por el Mirador de los Andes (a casi 5.000 msnm), y divisar el majestuoso volcán Sabancaya, muy activo en la actualidad.

Trío Viajero - Cañón del Colca (Perú - América)

Cañón del Colca

Vinicunca

Vinicunca (Montaña Arcoiris) - Perú

Vinicunca es una montaña espectacular de Perú, también llamada la “Montaña de siete colores” o “Montaña arcoiris”, nombres que tienen mucho sentido porque a lo largo de la ruta, y sobre todo en su cumbre, podemos apreciar diferentes colores, fruto de las distintas mezclas de compuestos de su tierra, especialmente de metales diversos. Amarillos, ocres, rojos, azules, grises, verdes, etc… forman un paisaje mágico en el corazón de los Andes.

Es novedosa en cuanto a turismo, ya que se hizo famosa hace apenas 2 años. La ruta está bastante transitada (sin llegar a niveles de Machu Picchu) y los habitantes ofrecen caballos para ayudar en la subida a los menos preparados. Y es que el ascenso, a pie, tiene una dificultad medio-alta ya que la altura final son unos 5.000 msnm y lleva unas 3 horas. Conviene aclimatarse un par de días antes, y tomar mucho mate de coca para evitar el soroche (mal de altura). Un esfuerzo que merece mucho la pena.

Vinicunca (Montaña Arcoiris) - Perú

A lo largo del camino también se ven llamas y alpacas disfrutando de la hierba y el agua fresca que corre por el valle. Además de poder disfrutar de la vista majestuosa del nevado Ausangate. La forma de llegar es mediante algún tour contratado en Cuzco, y la duración es de un día entero. La mayoría de los tours incluyen desayuno y almuerzo en restaurantes de la zona de Pitumarca, integrados en el ambiente local andino. La montaña es privada, el dueño es un habitante de la zona que la ha heredado de sus antepasados, y la entrada cuesta 10 soles (3 €).

Vinicunca (Montaña Arcoiris) - Perú
Vinicunca (Montaña Arcoiris) - Perú

Vinicunca

Puente de Tárcoles

Cocodrilos en el río Tárcoles

El río Grande de Tárcoles está en la costa Oeste de Costa Rica, desembocando en el Golfo de Nicoya, en el Pacífico y que supone la frontera norte natural del Parque Nacional de Carara. Pero aquí no hablaremos del río, sino de un puente sobre él ubicado en la carretera 34 (Costanera Sur), en el camino desde San José a Quepos, y también desde la zona de Monteverde/Arenal hacia Quepos, siendo una zona de paso casi obligatoria para quienes quieras disfrutar del Pacífico Sur.

Este puente es famoso porque desde él se pueden avistar multitud de cocodrilos americanos, de los grandes, también llamados cocodrilos narigudos. Estos animales prehistóricos pueden medir 5 metros y pesar 500 kilos, es decir, son cocodrilos majestuosos. Y se ven a simple vista, a ambos lados del puente, sin esfuerzo. Eso sí, más facilmente en la dirección hacia la desembocadura que hacia el interior del país. Se reúnen en las orillas o en pequeñas islas en mitad del río, y también se pueden ver nadando.

Cocodrilos en el río Tárcoles

En la parte norte del puente se han habilitado tiendas de comida y sodas. Y es en la zona donde mejor se puede aparcar, eso sí, con cuidado y cerrando bien el coche porque se sabe que es un lugar turístico y los ladrones lo intentan aprovechar. Es una visita curiosa y llamativa por la cantidad de cocodrilos que allí se reúnen. Pero también es justo decir que la zona y el río están bastante contaminados, lo que perjudica la experiencia y el entorno.

Cocodrilos en el río Tárcoles

Puente de Tárcoles

Pin It on Pinterest