Acantilados de Moher

Acantilados de Moher (County Clare  - Irlanda - Europa) ⋆ Trio Viajero

Esta semana, en colaboración con CoverOnTrip, volvemos a hablaros de Irlanda, en concreto sobre una zona costera maravillosa: Los acantilados de Moher, en la costa occidental de la isla esmeralda. Están ubicados al sur de El Burren, una explanada pedregosa y arqueológica al norte del condado de Clare. También están cerca de Galway, ciudad irlandesa con mucho ritmo y ambiente. Una excursión perfecta para medio día, en la que nos transportamos a un paraje natural de otra época.

Abarcan 8 kilómetros de costa sobre el océano Atlántico, y su altitud está entre 120 y 220 metros sobre el nivel del mar. Su origen data de hace 300 millones de años, por lo que son los acantilados más antiguos de Irlanda. En su punto medio encontramos la torre O’Brien, construida en el siglo XIX como mirador, desde la que se pueden observar las islas de Arán. También existe un centro de visitas y un aparcamiento para coches y autobuses, y un camino que los recorre por sus cumbres. 

Acantilados de Moher (County Clare  - Irlanda - Europa) ⋆ Trio Viajero

Moher no es una zona recta ni mucho menos, sus acantilados forman entrantes y salientes, por lo que recomendamos recorrer al menos el kilómetro que se extiende desde la zona de visitantes tanto al norte como al sur, para obtener distintas perspectivas y vistas que, de otra forma, no podríamos disfrutar. Además, sus cimas son verdes campos de hierba que dotan al paraje de un colorido especial, en un contraste llamativo con el mar. También es posible contratar un paseo en barco para observarlos navegando desde su base, otro punto de vista diferente.

Acantilados de Moher (County Clare  - Irlanda - Europa) ⋆ Trio Viajero
Acantilados de Moher (County Clare  - Irlanda - Europa) ⋆ Trio Viajero

Cliffs of Moher

Belém

Monasterio de los Jerónimos de Belém

En Lisboa (Portugal) uno de los barrios más bonitos, y el más monumental, es Belém. Está a las afueras de la capital, a orillas del río Tajo en su desembocadura al Atlántico, y al oeste del famoso Puente 25 de Abril. Belém se puede recorrer en una hora, pero merece la pena dedicar más tiempo para visitar sus monumentos y disfrutar de sus dulces. Respecto a los dulces, aquí se producen los famosos «Pasteis de Belém» y su fábrica se puede visitar, degustarlos con un buen café o comprar para regalar.

Respecto a los monumentos, destacan 3 por encima de otros pequeños museos y parques. La Torre de Belém del siglo XVI, ubicada dentro del Tajo y concebida como torre defensiva rodeada de agua, se puede visitar pero es más bonita por fuera. El Monasterio de los Jerónimos, del mismo siglo, y uno de los ejemplos más brillantes del estilo gótico manuelino; en su iglesia están enterrados varios reyes, y su claustro, precioso, se puede visitar. Ambos son Patrimonio de la Humanidad. El tercero es el Padrão dos Descobrimentos, de la época de Salazar, como homenaje a los navegantes portugueses, muy sorprendente con sus 50 metros de altura.

A Belém se puede llegar muy facilmente desde el centro de Lisboa tanto en coche, como en tranvía (línea 15 desde la Baixa), como en tren (desde la estación de Cais do Sodré, en el río), o en barco con visita turística completa. Además, para los días de más calor allí hay algunos parques con bancos y sombra, haciendo muy agradable el paseo por esta parte de la Historia de Portugal.

Monumento aos Descobrimentos
Monumento aos Descobrimentos

Belém

Inis Mór

Inis Mor - Puerto de Kilronan

Inis Mór (o Inishmore en inglés) es, literalmente, «la isla grande» de las tres islas de Arán. Y es la que tiene más cosas que ver en un día. Está ubicada en el Océano Atlántico, muy cerca de la bahía de Galway, en Irlanda. En ella viven menos de 1000 personas. Y es famosa por su tradición irlandesa, su tranquilidad y sus ruinas cristianas, pre-cristianas y celtas.

Se puede recorrer en minibus, a caballo, en bicicleta o caminando. Sus 31 km2 , con muy poco desnivel, hacen que merezca la pena alquilar una bicicleta todo el día para tener libertad de movimiento. El punto más importante es el fuerte Dún Aonghasa, un sitio arqueológico muy interesante y con vistas a unos acantilados muy bonitos. Sus tranquilas carreteras llevan a otros fuertes más pequeños, lugares como las Seven Churches (ruinas cristianas) o el Worm Hole (donde se realizan saltos acrobáticos de competición). También tiene playas bonitas, y se puede divisar una colonia de focas o tomar una pinta en el pub del puerto.

Inis Mor - Dún Aonghasa

Muchas compañías turísticas de Galway ofrecen llevarte en autobús hasta el puerto de Rossaveal y viaje en ferry por la mañana; así como la vuelta en ferry y autobús a la ciudad por la tarde. Los horarios de los ferrys están muy claros y bien establecidos. Y se pueden disfrutar 5-6 horas en la isla. Además, en el puerto de Kilronan, hay un supermercado para comprar el avituallamiento del día.

Inis Mor
Inis Mor

Inis Mor

Furnas

Furnas es una pedanía de Povoação, un pueblo situado en la Isla de São Miguel, en el archipiélago portugués de Las Açores. Su atractivo está relacionado con la actividad volcánica de toda esa zona, pudiendo encontrar pequeños volcanes, calderas, fumarolas, manantiales naturales y fuentes termales. Ubicada a 50 km de Ponta Delgada, la capital de la isla, se puede llegar en coche, autobús, o mediante tours con guía/conductor.

Portugal_Azores_San_Miguel_Furnas_fuenteTodo en Furnas está relacionado con el agua y el calor natural de la tierra. Por ejemplo, el pueblo tiene canalizados manantiales de distintos tipos de agua: caliente, fría e incluso con gas. Y algunos vecinos tienen conexiones directas entre las fuentes y sus casas, para llenar la bañera o prepararse el té.

Además hay un plato típico de la zona que se cocina durante la mañana en agujeros preparados en la tierra, el Cocido de Furnas. Sus ingredientes son los habituales del cocido, pero con un sabor especial, merece la pena probarlo. Por estas razones los habitantes de Furnas presumen de gastar poco en suministros de agua y gas.

Portugal_Azores_San_Miguel_Furnas_balnearioTambién se puede visitar la zona de Caldeiras, un paseo mediante escaleras y puentes para visitar multitud de grietas por las que emana agua, lodo y azufre, y que van cambiando de lugar. O bien darse un baño en piscinas naturales con agua de color naranja (debido a la cantidad elevada de hierro que contiene) como las de la Poça de Dona Beija, por 3€ y abierta todos los días del año.

En definitiva, un pueblo pintoresco que ha sacado partido a una situación poco habitual.

Portugal_Azores_San_Miguel_Furnas_volcanes

Pin It on Pinterest