Wax

Wax - restaurante tártaro (Kazán - Rusia - Europa) ⋆ Trio Viajero

El restaurante Wax, de comida azerí, es todo un descubrimiento en la bella ciudad de Kazán (en Rusia), y lo es porque desde la puerta es imposible hacerse una idea de su magnífico interior. Está apartado del Kremlin (centro histórico de la ciudad) y del centro moderno. Se ubica prácticamente frente a la estación de tren de Kazán-1 (la principal que comunica con otras ciudades rusas como Moscú), y muy cerca de la orilla del gran río Volga.

Dentro podemos observar el cuidado y el detalle con el que han decorado el restaurante. Pasillos y salones completamente adornados con motivos exóticos orientales y arabescos: azulejos, cenefas, columnas y puertas con arcos; además las paredes están pintadas con paisajes. Mesas y asientos enormes y muy cómodos, fuentes por doquier, luces ambientales, salones privados y posibilidad de disfrutar música en directo. Los camareros son amables y dedicados, pero el inglés no es su fuerte, algo que genera una inmersión más real en el mundo tártaro.

Wax - restaurante tártaro (Kazán - Rusia - Europa) ⋆ Trio Viajero

Respecto a la comida de Azerbayán, en el Wax está muy bien elaborada y rica, y la cantidad de los platos es muy acertada. La carta es extensa, desde sopas o ensaladas hasta postres y platos al horno (como el Piti), pasando por sus sabrosas carnes a la parrilla o el arroz Plov. Todo siempre acompañado de tés muy completos, preparados con cuidado y muchos condimentos. Tienen horario de cena hasta tarde y el precio es muy asequible (cena completa por unos 6 €/persona), un importe bajo para la calidad del producto y del entorno que ofrece este restaurante.

Wax - restaurante tártaro (Kazán - Rusia - Europa) ⋆ Trio Viajero
Wax - restaurante tártaro (Kazán - Rusia - Europa) ⋆ Trio Viajero

Wax

Schnitzelwirt

Pariser_Schnitzel_Parmaschnitzel_Schnitzelwirt_Viena_Austria

El Wiener Schnitzel es el plato nacional austriaco y una de las recetas más conocidas de la gastronomía vienesa. Consiste en un filete de ternera empanado, frito en mantequilla y servido con una rodaja de limón.

En el Trío Viajero nos gusta comer, pero es que además nos gusta lo auténtico e incluso a veces cutre. El restaurante Schnitzelwirt es el ejemplo perfecto y no creo que haya nada más castizo en toda Viena; ciudad pulcra e impoluta.

Situado en Neubaugasse 52, a escasos metros de la parada de metro del mismo nombre y a unos 20 minutos a pie del Ayuntamiento de Viena, es la parada perfecta para un almuerzo contundente.

Wiener_Schnitzel_Allerlei_Schnitzelwirt_Viena_Austria

Plato combinado de schnitzel vienés, parisino y mexicano

Frecuentado por locales de buen comer, hasta las porciones de niño son enormes y cuesta mucho no dejar nada en el plato. La carta incluye desde el clásico vienes al parisino, que no lleva pan rallado; y los acompañan con ensalada, patatas o el más contundente que he probado, espagueti a la boloñesa.

En pleno centro de Viena, el precio es más que asequible y la experiencia única, ya que probablemente acabarás compartiendo mesa con algún austriaco.

Adega Paço do Conde

Cena Erasmus, Paço do Conde, Coímbra, Portugal

La Adega Paço do Conde es un lugar especial; ya que fue parte importante de nuestro Erasmus en Portugal (el de Rubén y el mío) y visita obligada en cada viaje; por lo que también Alex ha cenado allí.

Situado en la Baixa, un entramado de calles estrechas en pleno centro de Coímbra, encontramos esta bodega especializada en carne y pescado a la plancha, amén de otras recetas de la gastronomía portuguesa como la alheira, un tipo de salchicha.

Chanfanas, Paço do Conde, Coímbra, Portugal

Cazuela de chanfanas

Nuestro plato favorito es sin embargo las chanfanas; un plato de carne de cabra vieja macerada en vino durante varias horas y cocida al fuego dentro de una cazuela de barro. Aunque de primeras “cabra vieja” pueda sonar mal, después de todo el proceso de elaboración la carne queda tierna; y si lo pides, no te cansarás de untar el pan y las patatas en la exquisita salsa.

Así que no te dejas asustar por la apariencia del local, tan castizo como sucio, y prepárate para disfrutar de una auténtica experiencia culinaria, antes de continuar la noche escuchando un tradicional fado en algún bar.

Pin It on Pinterest