Soda Las Palmeras

En el Trío Viajero nos gustan los restaurantes familiares y auténticos, para que nuestros viajes sean lo más cercano a realidad del país visitado. En Costa Rica las sodas son los restaurantes de la gente local, con platos tradicionales para desayuno, comida y cena.

CostaRica_SodaPalmeras_mesasEn este caso hablamos de la soda Las Palmeras, ubicada unos 10 minutos andando fuera de Montezuma en dirección a Cabuya (dentro de la península de Nicoya), un paseo agradable a orillas del Océano Pacífico.

Está regentada por una familia encantadora, la madre es la cocinera, el padre el responsable y Nazareth e Irene, junto a algunas amigas, son las camareras. Tiene literalmente 6 mesas, 4 de madera en un mirador con vistas al mar muy bonito y 2 de piedra a los lados. Los baños están separados, en casetas dentro de la propiedad. Es habitual ver monos Carablanca rondando el lugar a media tarde, así como iguanas.

CostaRica_SodaPalmeras_pargoEntre sus platos encontramos Gallopinto para desayunar, casados para almorzar, arroces y pastas. Ofrecen productos frescos de la zona, destacando sus pescados, como el pargo con yuca frita, servido sobre una hoja de Plátano, para respetar el origen precolombino.

Son muy ricos sus zumos, preparados en el momento, sobre todo la limonada con menta y la Resbaladera (una especie de horchata con leche, arroz y canela). Sirven un café chorreado con sabor intenso que deja un gusto muy bueno para terminar.

Las Palmeras capta toda la esencia de Costa Rica y su “Pura Vida”, y respeta el estilo local despreocupado y algo hippie de Montezuma.

CostaRica_SodaPalmeras_cartel

Selva Bananito Lodge

En Costa Rica, muy cerca del Mar Caribe y atravesando el Río Bananito nos encontramos con este espectacular ecoalojamiento.

CostaRica_SelvaBananito_rioLa aventura comienza en el desvío de la carretera que va de Limón a Puerto Viejo. Unos 12km de camino sin asfaltar que exige el uso de un coche todoterreno para llegar (recomendado su uso por el estado de las carreteras y caminos del país).

El camino pasa por el pueblo de Bananito y, una vez en la finca privada del alojamiento, debemos atravesar varios cauces del río (en época de lluvias intensas el alojamiento prepara tirolinas para que puedan pasar huéspedes y pertenencias, porque el río crece demasiado). La duración de este tramo, disfrutando del camino, es de unos 50 minutos.

CostaRica_SelvaBananito_terrazaEn el complejo se aprecia todo el cariño que Jürgen y su familia han puesto para construir su gran sueño de ecología, sostenibilidad, naturaleza y turismo. Las cabañas trabajan con energía solar y tienen agua caliente, y sus vistas son maravillosas. Tienen hamacas para relajarse en plena selva.

CostaRica_SelvaBananito_comedorOfrecen desayuno gratuito y variado, y servicio de comidas y cenas de pago, a base de productos frescos, naturales y ecológicos. Además proponen a sus huéspedes distintas actividades: senderismo, rappel en cascadas, pozas en el río, paseos a caballo, etc…

La visita al bosque lluvioso es muy recomendable; guías como Justo explican, con todo lujo de detalles, lo que cualquier aventurero espera conocer sobre el bosque húmedo primario. Como la finca se encuentra adyacente a la Reserva de la Biosfera La Amistad (la selva virgen más extensa en Centroamérica) podremos observar mamíferos, anfibios, reptiles, aves e insectos; así como flora de todo tipo y color.

Realizan una charla de bienvenida muy interesante, hablan sobre la finca y su entorno, su pasado, su presente y su futuro. En la web oficial podréis encontrar más información y precios. El 10% de todos sus ingresos los dedican a proteger las cuencas de los ríos adyacentes, y realizan un programa de reforestación.

CostaRica_SelvaBananito_vistas

Pin It on Pinterest