Livadhet e Gjarpërit

Albania_Valbona_Livadhet-e-Gjarpërit_RutaLas “praderas de las serpientes” (Livadhet e Gjarpërit) están en Valbona (Albania), uno de los valles más bonitos que hemos visitado. Reducto natural en los Alpes Dináricos que merece la pena descubrir. Esta es una ruta preciosa de nivel medio-bajo.

Albania_Valbona_Livadhet-e-Gjarpërit_VacaLa ruta empieza en la carretera de Valbona en el punto Maja e Gjarpërit (“La punta de la serpiente”), un sendero de 600 metros que lleva hasta un camino rural de camiones o vehículos 4×4; y que no abandonaremos hasta el final, en el mirador “la roca del búho”,terraza natural con vistas magníficas del valle.

La ruta atraviesa las huertas comunitarias de Gurihul, llenas de ciruelos plantados durante la época comunista que aún dan ciruelas en otoño. En esa época hay que tener precaución porque a los osos les gustan cuando ya están muy maduras, y es posible ver huellas entre los árboles, aunque es difícil verlos porque huyen de los seres humanos. A lo largo del camino nos encontraremos con todo tipo de animales: insectos, reptiles, aves y animales de granja; así como vegetación propia de valles y montañas.

Albania_Valbona_Livadhet-e-Gjarpërit_Casa-KadrisAllí viven familias de pastores, que en primavera y verano cuidan del ganado. Ofrecen comida típica casera (quesos, cremas, sopas, té de montaña, etc…) a los visitantes por unos 500 leke (menos de 4€). La familia Kadris fue muy amable y su hija habla inglés.

El recorrido tiene unos 8 km de distancia,  y el tiempo total dedicado para disfrutar del entorno puede ser entre 7 y 10 horas, incluyendo la vuelta.

Albania_Valbona_Livadhet-e-Gjarpërit_panorama

Hay más rutas en Valbona, la mayoría están bien señalizadas, gracias al extraordinario trabajo de protección y restauración de trabajadores y voluntarios de Journey to Valbona.

Selva Bananito Lodge

En Costa Rica, muy cerca del Mar Caribe y atravesando el Río Bananito nos encontramos con este espectacular ecoalojamiento.

CostaRica_SelvaBananito_rioLa aventura comienza en el desvío de la carretera que va de Limón a Puerto Viejo. Unos 12km de camino sin asfaltar que exige el uso de un coche todoterreno para llegar (recomendado su uso por el estado de las carreteras y caminos del país).

El camino pasa por el pueblo de Bananito y, una vez en la finca privada del alojamiento, debemos atravesar varios cauces del río (en época de lluvias intensas el alojamiento prepara tirolinas para que puedan pasar huéspedes y pertenencias, porque el río crece demasiado). La duración de este tramo, disfrutando del camino, es de unos 50 minutos.

CostaRica_SelvaBananito_terrazaEn el complejo se aprecia todo el cariño que Jürgen y su familia han puesto para construir su gran sueño de ecología, sostenibilidad, naturaleza y turismo. Las cabañas trabajan con energía solar y tienen agua caliente, y sus vistas son maravillosas. Tienen hamacas para relajarse en plena selva.

CostaRica_SelvaBananito_comedorOfrecen desayuno gratuito y variado, y servicio de comidas y cenas de pago, a base de productos frescos, naturales y ecológicos. Además proponen a sus huéspedes distintas actividades: senderismo, rappel en cascadas, pozas en el río, paseos a caballo, etc…

La visita al bosque lluvioso es muy recomendable; guías como Justo explican, con todo lujo de detalles, lo que cualquier aventurero espera conocer sobre el bosque húmedo primario. Como la finca se encuentra adyacente a la Reserva de la Biosfera La Amistad (la selva virgen más extensa en Centroamérica) podremos observar mamíferos, anfibios, reptiles, aves e insectos; así como flora de todo tipo y color.

Realizan una charla de bienvenida muy interesante, hablan sobre la finca y su entorno, su pasado, su presente y su futuro. En la web oficial podréis encontrar más información y precios. El 10% de todos sus ingresos los dedican a proteger las cuencas de los ríos adyacentes, y realizan un programa de reforestación.

CostaRica_SelvaBananito_vistas

Pin It on Pinterest