Metelkova

Metelkova_escultura

Más allá de los tradicionales monumentos y museos que tiene cada ciudad, existen lugares que han adquirido renombre debido a los espacios alternativos y creativos que ofrecen, este es el caso de Metelkova.

Metelkova_esculturas

Localizado en el centro de Liubliana (Eslovenia), Metelkova se convirtió en un centro cultural autónomo dándole vida a las abandonadas instalaciones del antiguo cuartel militar yugoslavo en el que se ubica.

Metelkova_bar

Se puede visitar tanto de día como de noche; de día se aprecia mejor la gran cantidad de graffitis (algunos artísticos) a lo largo de todo el recinto, así como la inmensa variedad de esculturas con formas y diseños bastante creativos. Por la noche, se puede disfrutar el ambiente que ofrecen los diferentes bares y discotecas que ahí se encuentran.

Es posible encontrar también galerías de arte, salas de concierto e incluso alojamiento en un hostal acoplado dentro de una antigua prisión del cuartel.

Metelkova_trio_viajero

Metelkova es un lugar que rompe esquemas y va fuera de lo tradicional. Y aunque a primera vista pueda parecer poco amigable e inseguro, no lo es. Es un lugar muy alternativo que vale mucho la pena visitarlo.

Vintsi Hostel

Casa de madera, Vintsi Hostel, Pärnu, Estonia

Cuando viajamos no sólo nos interesan nuestras historias sino también las de la gente que nos encontramos por el camino. Ésta es la de Randel, un estonio oriundo de Tallin, que en el verano de 2012 compró la antigua casa de un mercader, en la ciudad costera de Pärnu, para convertirla en un hostel.

Con sus propias manos y la ayuda de sus amigos ha ido limpiando el antiguo granero, lijando la madera y conservando su mayor orgullo, el cabrestante que le da nombre al alojamiento. Además de un dormitorio común con camas individuales dispone de habitaciones privadas para tres, cuatro y seis personas.

Habitación Vintsi Hostel, Pärnu, Estonia

Recién llegados al Vintsi Hostel

La casa está situada en un barrio tradicional con casas de madera, a unos 10 minutos caminando del centro de la ciudad y a 20 de la playa. Y en sus instalaciones puedes encontrar cocina, lavadora y varias barbacoas, además de múltiples baños y duchas.

Pese a que no ofrecía desayuno, todas las mañanas teníamos pasteles y bollos en la puerta de su oficina. Y la falta de WiFi la suplía buscando en su ordenador e imprimiendo cualquier información que le pedíamos.

Así que la amabilidad y el buen trato hacen del Vintsi Hostel un sitio completamente recomendable para desconectar y relajarse en la costa de Estonia.

Pin It on Pinterest