Laguna de Huallhua

Laguna de Huallhua (Huancaya - Perú)

La laguna de Huallhua se encuentra en un paraje remoto del Perú. Está en la zona de Huancaya, una aldea rural con mucho encanto cuyos habitantes mantienen la esencia y las tradiciones de otros tiempos, a unas 7 horas de distancia desde Lima por carretera, pasando por San Luis de Cañete, Lunahuaná y Cotahuasi, y con un acceso difícil para vehículos sin ruedas apropiadas o tracción. También se puede llegar con excursiones organizadas, por ejemplo con Pakary Travel.

La laguna es una reserva natural debido a su biodiversidad, tanto de fauna como de flora; y forma parte del río Cañete. Su agua es cristalina y de color azul turquesa, apta para el baño pero bastante fría durante el invierno. Además tiene cascadas y saltos de agua entre otras pequeñas lagunas (o andenes de agua). Se pueden realizar deportes de río como canotaje o pesca, y atesora una piscifactoría de truchas que abastece a Huancaya.

Laguna de Huallhua (Huancaya - Perú)

Durante el recorrido hasta la laguna se pasa por varios miradores muy bonitos, así como por zonas de bosque y algunos puentes. Además la laguna de Huallhua tiene esa atmósfera mística de cuentos y leyendas, sobre todo centradas en una sirena que habita en ella (no en vano la propia laguna tiene esa forma), y que reclama el pago de ofrendas para portarse bien, tanto con los locales como con los turistas. En definitiva, un paisaje único, poco explotado y con todo el encanto de los rincones más escondidos.

Laguna de Huallhua (Huancaya - Perú)
Laguna de Huallhua (Huancaya - Perú)

Laguna de Huallhua

Puente de Tárcoles

Cocodrilos en el río Tárcoles

El río Grande de Tárcoles está en la costa Oeste de Costa Rica, desembocando en el Golfo de Nicoya, en el Pacífico y que supone la frontera norte natural del Parque Nacional de Carara. Pero aquí no hablaremos del río, sino de un puente sobre él ubicado en la carretera 34 (Costanera Sur), en el camino desde San José a Quepos, y también desde la zona de Monteverde/Arenal hacia Quepos, siendo una zona de paso casi obligatoria para quienes quieras disfrutar del Pacífico Sur.

Este puente es famoso porque desde él se pueden avistar multitud de cocodrilos americanos, de los grandes, también llamados cocodrilos narigudos. Estos animales prehistóricos pueden medir 5 metros y pesar 500 kilos, es decir, son cocodrilos majestuosos. Y se ven a simple vista, a ambos lados del puente, sin esfuerzo. Eso sí, más facilmente en la dirección hacia la desembocadura que hacia el interior del país. Se reúnen en las orillas o en pequeñas islas en mitad del río, y también se pueden ver nadando.

Cocodrilos en el río Tárcoles

En la parte norte del puente se han habilitado tiendas de comida y sodas. Y es en la zona donde mejor se puede aparcar, eso sí, con cuidado y cerrando bien el coche porque se sabe que es un lugar turístico y los ladrones lo intentan aprovechar. Es una visita curiosa y llamativa por la cantidad de cocodrilos que allí se reúnen. Pero también es justo decir que la zona y el río están bastante contaminados, lo que perjudica la experiencia y el entorno.

Cocodrilos en el río Tárcoles

Puente de Tárcoles

Belém

Monasterio de los Jerónimos de Belém

En Lisboa (Portugal) uno de los barrios más bonitos, y el más monumental, es Belém. Está a las afueras de la capital, a orillas del río Tajo en su desembocadura al Atlántico, y al oeste del famoso Puente 25 de Abril. Belém se puede recorrer en una hora, pero merece la pena dedicar más tiempo para visitar sus monumentos y disfrutar de sus dulces. Respecto a los dulces, aquí se producen los famosos “Pasteis de Belém” y su fábrica se puede visitar, degustarlos con un buen café o comprar para regalar.

Respecto a los monumentos, destacan 3 por encima de otros pequeños museos y parques. La Torre de Belém del siglo XVI, ubicada dentro del Tajo y concebida como torre defensiva rodeada de agua, se puede visitar pero es más bonita por fuera. El Monasterio de los Jerónimos, del mismo siglo, y uno de los ejemplos más brillantes del estilo gótico manuelino; en su iglesia están enterrados varios reyes, y su claustro, precioso, se puede visitar. Ambos son Patrimonio de la Humanidad. El tercero es el Padrão dos Descobrimentos, de la época de Salazar, como homenaje a los navegantes portugueses, muy sorprendente con sus 50 metros de altura.

A Belém se puede llegar muy facilmente desde el centro de Lisboa tanto en coche, como en tranvía (línea 15 desde la Baixa), como en tren (desde la estación de Cais do Sodré, en el río), o en barco con visita turística completa. Además, para los días de más calor allí hay algunos parques con bancos y sombra, haciendo muy agradable el paseo por esta parte de la Historia de Portugal.

Monumento aos Descobrimentos
Monumento aos Descobrimentos

Belém

Glendalough

Glendalough (El valle de los mil lagos)

“El valle de los dos lagos” (Glendalough en gaélico) está en las montañas de Wicklow, en la costa este de Irlanda, a solo 60 km de Dublín. Es un paraje natural formado en un valle glacial milenario. Esencia agreste, indómita y romántica de la Irlanda más tradicional e icónica. Los dos lagos son el inferior (Lower lake), donde se encuentran la mayoría de construcciones históricas; y el superior (Upper lake) donde están las más antiguas.

El valle está plagado de ruinas de monasterios, capillas, cementerios, granjas y casas. Destaca una torre de 30 metros. Fue fundado por San Kevin en el siglo VI, y ampliado en siglos posteriores. Además sufrió varios ataques vikingos, destrozos del fuego, inclemencias del tiempo y saqueos ingleses. Generando un viaje de vuelta a la Edad Media mientras se visita esta porción especial de la historia de Irlanda.

Glendalough (El valle de los mil lagos)

Se puede llegar en coche fácilmente desde Dublín, disfrutando de la ruta a lo largo del río Slaney, o bien contratando algún tour en la capital que llegan a la zona en autobús, pero con tiempo limitado y más condicionados. Merece la pena perderse por el Parque Nacional de Wicklow porque es un lugar tranquilo y espiritual, o ascender hasta la St. Kevin´s Cell, donde hay vistas de todo el valle. Además la variedad de flora y fauna es sorprendente, sobre todo en cuanto a los distintos tipos de aves que pueden avistarse, como cisnes, mirlos, patos, garzas o martines pescadores.

Glendalough (El valle de los mil lagos)
Glendalough (El valle de los mil lagos)

Glendalough

Fontaine-de-Vaucluse

Francia-Fontaine-de-Vaucluse-iglesiaFontaine-de-Vaucluse es una pequeña población ubicada en la Provenza francesa cerca de Aviñón. El pueblo es precioso, con toques romanos y medievales, orientado al río Sorgue y atrapado en la falda de un acantilado de más de 300 metros de altura. Hay aparcamiento para coches en la entrada y es un sitio bastante turístico (mejor visitarlo entre semana).

Francia-Fontaine-de-Vaucluse-molinoTanto en el pueblo como a las afueras podemos encontrar molinos y ruedas de agua antiguas, que se utilizaban para realizar distintas tareas aprovechando la fuerza del agua. Uno de ellos, en las instalaciones de la antigua fábrica de papel “Vallis Clausa”, es  hoy en día un museo donde explican su historia, conservando el modo antiguo de fabricación.

Pero, sin duda, lo más interesante de Fontaine-de-Vaucluse es la fuente del río, su nacimiento (que da nombre al pueblo). Se puede llegar dando un sencillo paseo de pocos minutos por la orilla. Es la fuente más caudalosa de Francia y la quinta del mundo. Tiene una profundidad de más de 300 metros, y de ella (a través de sifones naturales) mana agua de forma continua y de color azul verdoso intenso.

Francia-Fontaine-de-Vaucluse-fuente

Pin It on Pinterest