Kruja (Krujë en albanés) es un pequeño pueblo al norte de la capital Tirana, pero con mucha historia y un encanto especial, con sabor a leyenda antigua y turismo renovado. Y es que hablar de Kruja es hablar de Skanderbeg, el héroe nacional de Albania y uno de los personajes más interesantes y desconocidos de la Historia de Europa. Esta fue su cuna; y su castillo, el escenario principal de su batalla por la libertad contra el imperio otomano.

Castillo de Kruja

El castillo, ubicado en la cima de la colina, se puede visitar por muy poco dinero, y merece la pena porque su interior conserva bien el legado de Albania; así como, por ejemplo, la colaboración de Albania y España (época de Alfonso V) contra Turquía. Armas, escudos, murales, cuadros, habitaciones bien conservadas y una vista panorámica del valle completan la visita, cuya duración puede ser de entre 2 y 3 horas.

Pero no todo en Kruja es su castillo. Está rodeada de montañas y tiene algunas otras edificaciones históricas interesantes, como torres, museos, mezquitas y minaretes. Además la calle comercial que sube hasta la entrada principal está conservada en su estilo antiguo, organizando una especie de bazar a sus lados, que recuerda a otras zonas y otros tiempos.

Calle comercial de Kruja

Llegar a Kruja desde Tirana es relativamente sencillo, está a unos 30 km y la duración del viaje son unos 50 minutos en autobús. Estos se pueden coger, a veces incluso al vuelo, en la estación de la calle Dritan Hoxha, preguntando a la gente o a los conductores. Además hay bastante frecuencia diaria, por lo que se puede ir y volver en el mismo día.

Castillo de Kruja
Castillo de Kruja

Krujë

Pin It on Pinterest

Share This