Esta crema es un plato tradicional en varios países del este de Europa, sobre todo en Lituania, pero también en Polonia (donde se llama Chłodnik) , Bielorrusia, Ucrania y Rusia (donde se llama Jolodnik). También es conocida como Borsch frío. Se toma habitualmente en primavera y verano, ya que, al ser fría, apetece más que otras sopas calientes (y contundentes, como son casi todas en esa zona). Es algo así como el “Gazpacho del Báltico”, más por concepto que por ingredientes.

Su base es la remolacha, razón por la que el plato adquiere un color rosa muy llamativo y característico. Para conseguir la textura cremosa se utiliza kefir (producto lácteo fermentado) y se corona con crema agria. Además se añaden ingredientes como pepinos, eneldo (habitual en las recetas de estos países), cebolleta o perejil. Para finalizar se suele acompañar de huevo cocido y patatas asadas.

El resultado es un plato de cuchara fresco, muy completo y recomendable.
¿Qué otros platos conocéis que tengan color rosa?

Pin It on Pinterest

Share This